Me costó entender que el arte mejora a la gente

"LA ARQUITECTURA DEBE SER UNA RESPUESTA, NO UNA IMPOSICIÓN"

jueves, 11 de agosto de 2011

Vivienda experimental The Box, del arquitecto Ralph Erskine

Para uno de esos días en los que te irías a vivir al pico más alto de la montaña más grande, con la única y grata compañía de una cabra y una oveja, traigo este proyecto de vivienda mínima con materiales autóctonos, reciclables y de desecho que un gran arquitecto llamado RALPH ERSKINE contruyó para su uso propio.



La vivienda fue construida cuando el arquitecto rondaba los 30 años, está situada en la ladera de Lissma, en Suecia. La parcela fue cedida por un granjero junto con un caballo y un trineo para favorecer los desplazamientos. Terreno arduo y frío.


 De dimensiones reducidas, 6x  3,6 x 2m de altura, con una única habitación, que mediante una chimenea central dividía los distintos usos de la casa. Por un lado teníamos la cocina y el estar, que también hacían las veces de dormitorio y estudio. La cama era también el Sofá, y mediante unas poleas se levantaba hasta el techo con el fín de liberar espacio para las actividades diurnas. Escritorio abatible en la fachada norte que actuaba como aislante. En el exterior de esta pared se apilaban troncos de madera para mejorar el aislamiento. No había cuartos de baño ni agua corriente.

El volumen es una especie de voladizo sobre un basamento de piedra. Cegada con un muro al norte, y abierta hacia el sur con unas ventanas de vidrio doble, esto hace que se genere un bonito mirador en lo alto de la ladera.

Ralph Erskine fue uno de los primeros arquitectos que supo sacar partido a los recursos propios del lugar.







No hay comentarios:

Publicar un comentario